Suplementación con CBD | Todo lo que debes saber

En los últimos años, se han descubierto numerosos beneficios que posee la planta de cannabis sativa relacionados con la salud. Uno de sus compuestos activos principales es el CBD, que se obtiene del cáñamo, y que se ha vuelto muy popular.

Actualmente, el CBD se encuentra en diversos productos y suplementos, y se prescribe para combatir diferentes trastornos.

Para abordar un poco más de luz sobre el asunto, vamos a analizar de forma detallada el CBD, su función, potenciales beneficios y riesgos.

Pero primero, para saber de qué nos puede servir el CBD, es necesario conocer las bases de cómo funciona el sistema endocannabinoide.

¿Qué es el sistema endocannabinoide y para qué sirve?

El sistema endocannabinoide es un sistema de señalización celular universal para todos los vertebrados. Hace referencia a enzimas que regulan su biosíntesis y su degradación.

Este sistema está involucrado en una gran cantidad de procesos corporales y metabólicos como: la termorregulación, el sueño, la ansiedad, el apetito, el balance energético, la neurogénesis, la neuroplasticidad, la memoria y la función gastrointestinal, etc.

Este sistema endocannabinoide tiene dos receptores que se diferencian en su ubicación:

  • Receptores CB1: se encuentran en el sistema nervioso central, aunque también podemos encontrarlos en algunos tejidos periféricos en menor medida.
  • Receptores CB2: están en las células periféricas con función inmune, en el tracto gastrointestinal, y en bajas densidades en el sistema nervioso central.

¿Qué es el CBD?

Es un fito cannabinoide (cannabidiol) que se encuentra en la planta de cannabis sativa.

El CBD no es psicomimético ni psicotrópico.

Sin embargo, el THC, que también se encuentra en esta planta, sí lo es.

✔ Por lo tanto, la parte que “coloca”, es la de THC, no el CBD.

Productos de CBD (principales tipos)

  • CBD de espectro completo: contiene todos los cannabinoides (incluido THC), terpenos y flavonoides. El efecto es mayor que con otros productos debido al efecto sinérgico.
  • CBD de amplio espectro: son similares a los de espectro completo, pero sin el THC. Debido a su grado de procesamiento, la cantidad de otros cannabinoides y terpenos son menores. Su efecto es notablemente menor.
  • Aislado de CBD: es CBD purificado, por lo que el producto no contiene trazas de otros cannabinoides, terpenos u otros compuestos activos.
    Estos productos no se benefician del efecto sinérgico, pero te aseguras de que no contiene THC, lo cual puede ser de especial relevancia para algunos profesionales como deportistas y pilotos donde se realizan pruebas antidopaje o de drogas.

¿En qué casos puede ser útil el uso de CBD?

Al día de hoy, como uso médico aprobado, sabemos que el THC se usa, con frecuencia, en personas con dolor crónico.

Por otro lado, el CBD (también aprobado), se usa bastante para tratar una forma rara de epilepsia llamada síndrome de Dravet o de Lennox-Gastaut.

Además de lo comentado, el uso de CBD puede ser útil para:

  • Mejorar dolores mediados por estados hiperalgésicos y de alodinia, que es una respuesta anómala de dolor ante un determinado estímulo mecánico o térmico que no debería producir dolor.
  • Mejorar estados de ansiedad tanto de forma aguda como de forma crónica.
  • Mejorar el descanso en individuos con algún trastorno de sueño.
  • Mejorar la respuesta al miedo en determinadas situaciones.

¿Cómo suplementarse con CBD?

  • El uso de CBD ha demostrado ser no tóxico y ser seguro en dosis de hasta 1500 mg/día.
  • Idealmente, combinar la toma de CBD con piperina en una cantidad de 10 mg – 30 mg. La piperina ayuda a ralentizar la ruta enzimática por la cual se elimina el CBD, mejorando su biodisponibilidad.
  • Para la mejora del dolor, la dosis a emplear es de 150 mg/día tras despertar junto a la primera comida del día e ir ajustando la dosis al alza hasta obtener el beneficio terapéutico deseado.
  • Para la mejora de la ansiedad de forma aguda ante situaciones estresantes, la dosis a emplear es de 300 mg a 600 mg varias horas antes del evento en cuestión.
  • Para la mejora de la ansiedad crónica (individuos estresados), la dosis a emplear es de 25 mg/día tras despertar, junto a la primera comida del día, e ir ajustando la dosis al alza hasta obtener el beneficio terapéutico deseado.
  • Para la mejora del descanso con problemas del mismo, la dosis a emplear es de 75 mg en torno a 1 hora antes de ir a dormir e ir ajustando la dosis al alza hasta obtener el beneficio terapéutico deseado.

🍽️ Si quieres seguir aprendiendo sobre suplementación deportiva, y formarte a como profesional del mundo de la nutrición; te puede interesar el curso que te preparará para ser dietista profesional en tiempo récord y con profesores reconocidos, pulsa en AudioFit CPD.

🏋️ Si tu intención es formarte como entrenador personal profesional, prepararte para poder trabajar de ello legalmente, y obtener conocimiento avanzado, accede al curso de AudioFit CPE.

Artículos relacionados
Lee nuestras últimas publicaciones